minientrada Notas de un viaje en autobús

Recuerdo que los viajes en autobús eran travesías muy extrañas para mí. Ahora vivo esa extrañeza de una manera diferente. Cuando subí al camión unos niños no tardaron en iniciar una cálida plática preguntándome hacia dónde me dirigía. Nos dirigimos al mismo lugar. Entonces los declaré mi punto de referencia al momento de ver cuál era mi camión. Viajo en una línea de autobuses barata y no puedo evitar notar algunas similitudes entre las centrales. Son semejanzas que hasta cierto punto, hablan mucho acerca de nuestra cultura mexicana. Los altares a la virgen de Guadalupe que hay en cada punto es uno de ellos. Me llamó la atención que por un momento, los foquitos que adornaban un ode esos altares se habían apagado. Resulta que una persona desconectó los foquitos para poder conectar su celular.

Lo otro fue la máquina que cobra para hacer uso de los baños que hay en la central. Uno debe estar bien “abusado”, bien “trucha” (expresiones que hacen referencia a estar atento) al sonido que hace la máquina para queal sonar entres “en chinga” (rapidísimo). Cuando ingresé la primera moneda de cinco pesos, me la devolvió, la segunda vez que metí la moneda sí la aceptó pero yo chequé si no la había devuelto de nuevo. En esa checada me di cuenta que no había sido lo suficientemente rápido ya que la máquina no giró y no pude pasar. Tuve que darle otra moneda, sólo que esta vez ya le había entendido al juego y pude pasar. Las interpretaciones prefiero dejarlas al aire.

Gracias por leer 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s