¿Qué siente un lector cuando le regalas un separador?

Los separadores de libros son un elemento recurrente en la vida de un lector. Hay separadores de diferentes diseños y dimensiones. Incluso hay veces que ante la falta de un separador, una hoja de árbol, un ticket, un lápiz, un trozo de papel, alguna tela ¡muchas cosas pueden ser separadores durante una emergencia! Luego del libro, el separador es otro acompañante de la persona que lee. He sabido de gente que los colecciona. Librerías como Gandhi y Educal siempre te obsequian un separador luego de hacer una compra. Pero los separadores, más cuando se trata de un obsequio, adquieren o más bien, les atribuimos valores sentimentales por varios motivos: porque me lo regaló mi mejor amigo, porque me lo regaló alguien en un momento crítico o equis. Los separadores que me regalan en las tiendas suelo dejarlos en los libros de la biblioteca para que los use alguien más. Es un hábito nuevo que estoy poniendo en práctica. Los separadores que nos regalan, suelen capturar tal y como lo hace la fotografía, el tiempo. Captura el recuerdo de cómo y cuándo nos lo obsequiaron. Sabemos que un libro puede ser muy caro, pero a veces un separador puede causar un efecto similar al del libro. Explicaré esto más adelantito.

Un separador nuevo

20170620_155638-01

Este separador me lo regaló una amiga luego de su viaje a Puebla, Querétaro y México. Visitó junto con su novio el Museo Nacional de Antropología y me trajo un separador del Calendario Azteca o Piedra del Sol. Es un separador muy bonito con un adorno (tal vez tenga un nombre y significado pero por el momento desconozco lo que representa) en la parte de arriba. Hace unos meses, en Semana Santa si no me equivoco, la misma amiga fue a Yucatán y me trajo un imán. Las dos ocasiones en las que fue solo le mencioné que me trajera algo, nunca le especifiqué nada. Ahora que me trajo este separador, noté que mi reacción fue muy distinta que cuando vi el imán. Prefiero por mucho el separador que el imán. Definitivamente le diré que prefiero los separadores como recuerdo de sus viajes. Entonces si tienes un amigo lector y no sabes qué regalarle como recuerdito: compra un separador (es la vieja confiable).

¿Qué siente un lector cuando tiene un separador nuevo?

Mencioné que tener un separador nuevo puede causar un efecto similar al de tener un libro nuevo. Esto se debe a que el separador remite a un libro y aunque no tengamos un libro nuevo, siempre tenemos uno por ahí que está en nuestra lista de “por leer”. Entonces cuando un lector adquiere un separador, quiere a la vez empezar un libro nuevo para usarlo o usarlo con el libro que actualmente está leyendo. Un separador es casi como un recordatorio a ese hábito que tanto disfrutamos. Un separador te remite a la persona que te lo regaló. Un separador te es útil. Un separador te hace pensar en el tiempo que la persona dedicó para hacerlo o para elegir cuál era el separador indicado para ti. A veces ver cómo es el separador que te regalan puede darte un idea de cómo te percibe la otra persona. Así que para la otra no menosprecies el potencial de un separador.

20170620_172905-01
Algunos de los separadores que me han obsequiado.

PD: ¿Te gustan los separadores? ¿Los coleccionas? ¿Tienes algún tipo de separador que prefieras? ¡Muchas gracias por leer!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s